lunes, 30 de marzo de 2015

LA FE NOS VIENE DE DIOS



Muchos somos los que quisiéramos tener fe. La gente acude a las celebraciones litúrgicas, y muchos que quizás no se deciden a ir, o les vence su propia pereza u otras apetencias, en lo más profundo de sus corazones experimentas ese deseo de asistir. Jesús atrae. Ocurrió cuando estuvo en la tierra, y ocurre ahora también cuando su presencia espiritual habita entre nosotros.

Sin embargo, nuestra fe se hace presente en nuestro corazón cuando descubrimos que nos viene de Dios. No somos nosotros capaces de creer, sino, simplemente de intuir y razonar la Mano de Dios en la creación del mundo y de todo lo que lo habita, principalmente el hombre. Pero es la venida de su Hijo Jesús la razón poderosa de su revelación. Jesús nos enseña y descubre el Amor de nuestro Padre Dios.

Jesús nos revela que Dios es nuestro Padre, y nos manifiesta su presencia, libre y voluntaria, por amor del Padre, para nuestra salvación. En Él está la mediación para salvarnos, y por Él somos invitados a creer. Nos da su Palabra, y también sus obras. Muchos creyeron en Jesús al ver a Lázaro resucitado, pero también por todos los milagros y resurrecciones que Jesús hizo a lo largo de su vida humana entre nosotros.

Su testimonio de vida haciendo el bien por donde pasaba y atendiendo, acogiendo, curando, escuchando, comprendiendo, perdonando...etc., nos revela el Amor del Padre. En Él, con Él y por Él recibimos la fe si somos capaces de abrirle nuestros corazones. Un don de Dios que nos lo envía en su Hijo predilecto, y que por la Gracia del Bautismo entra en nosotros.

Un don de Dios que pedimos humildemente y que imploramos pacientemente poniéndonos a sus pies. Danos, Señor, la fe de creer firmemente en Ti, no sólo de palabra, sino también entregando nuestra vida al servicio de los demás. Amén.

No hay comentarios: