lunes, 9 de marzo de 2015

LO NUESTRO NOS CUESTA MÁS



Supongo que es algo natural, la mancha del pecado original, que nos predispone al rechazo de lo nuestro, de lo cercano y conocido. Porque siempre nos cuesta aceptar más lo que nace de nuestro entorno que aquello que viene de afuera. En este sentido hay refranes que nos ayudan a cambiar esta tendencia natural: "Es mejor un ruin conocido, que un bueno por conocer".

Sin embargo, lo natural es que nos inclinemos al bueno por conocer aún a riesgo de que sea peor que lo que tenemos en casa. Hacemos bueno el refrán: "Nadie es profeta en su tierra". Ocurre, entonces, que nuestro testimonio y predicación tiene mejor acogida fuera de nuestro pueblo que dentro. Así son la viuda de Sarepta y el sirio Naamán, extranjeros, los que se ven beneficiados por el favor del Señor.

Y nos cuesta aceptarlo. Y hoy posiblemente ocurre lo mismo. Muchos que están alejados de la Iglesia pueden estar más cerca del Señor hasta el punto de recibir su bendición. Porque la proximidad o lejanía no responde a las prácticas o rezos, sino a las intenciones del corazón. Y el Señor sabe lo que cada uno realmente guarda en su corazón.

Por eso Señor, te pido perdón de todos mis pecados, y soy consciente de la necesidad que tengo de convertir mi corazón. Experimento mis propias limitaciones y la impotencia de no poder convertirme sin tu Gracia. Doblega mi malas intenciones y transforma mi corazón, para que la proximidad de estar cerca de Ti se corresponda también con el sentimiento y deseos de mi corazón. Amén.