viernes, 9 de octubre de 2015

SOLOS NOS PERDEMOS

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





Hay momentos que nos sentimos fuertes y hasta seguros, pero, al instante, cualquier contra tiempo por pequeño que sea nos baja a nuestra realidad. Somos minúsculas criaturas de Dios, y, por su Amor, no lo entenderemos hasta estar en su presencia, dignos hijos coherederos con su Verdadero Hijo Jesús, de su Gloria.

¿Cómo es posible que siendo pobres criaturas indefensas tengamos tan alta dignidad para ser llamados hijos de Dios? Jamás entenderemos tan alto misterio, y esa es nuestra perdición, porque queremos entenderlo y no cabe en nuestra pobre y pequeña cabeza.

Y, más todavía, ¿cómo podemos imaginar, y a cuenta de qué, se nos ha ofrecido la salvación eterna de forma gratuita y libre para escogerla según nuestra voluntad? ¿Hay mayor regalo y dignidad? Realmente no sabemos lo que tenemos y lo que podemos perder. Ese es el Tesoro del que se habla en la parábola del Tesoro escondido. Realmente estamos ciegos.

Se nos ofrece la salvación y la rechazamos acusando al Señor de que está con el demonio porque expulsa demonios; de que bebe y come con los publicanos y pecadores; de que habla del sábado en función del hombre...etc. ¿Queremos nosotros ser nuestros propios salvadores y poner las reglas según nuestras ideas y apetencias?

Pidamos al Señor que expulse de nosotros esos demonios que tratan de confundirnos e, injertados en el Espíritu Santo, mantengamos nuestra casa limpia de todas esas tentaciones que nos amenazan con desviarnos y confundirnos alejándonos de la compañía del Señor.

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Preparados para el comienzo del rezo del santo Rosario. Por la señal de la Santa Cruz...

Salvador Pérez Alayón dijo...

Con el rezo de la Salve terminamos. Damos gracias a todos aquellos que nos han acompañado y a todos los que lo harán a lo largo del día.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.