ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 31 de octubre de 2015

EL SERVICIO VIENE DESDE ABAJO




Sería difícil servir desde arriba. Y entendemos desde arriba la actitud de considerarnos mejores, suficientes y jefes. Es difícil ser pastor, misión de proteger y cuidar las ovejas, y fácil convertirnos en capataces, jefes y directores a los que otros sirven.

Ocurre eso muchas veces que, en lugar de pastores somos capataces. Me gustó oír esa comparación del propio Papa Francisco.. Y es verdad, por muy poco dejamos el último puesto de pastor del rebaño, que vigila, cuida y alimenta espiritualmente a sus ovejas una a una, poniéndonos, cada cual en su misión o lugar, al servicio de ellas, a pasar a ser el capataz, que manda, dirige y organiza, siendo servido por las ovejas de su rebaño. 

Quizás, sin darnos cuenta, nos puede estar pasando eso. Por eso, postrados en su presencia, pidamos al Señor esa humildad que necesitamos; esa fortaleza necesaria; la sabiduría de discernir y situarnos en lo que necesariamente debemos hacer, la luz para encontrar el camino y la caridad para poder vivirlo con el verdadero amor y entender que, sólo dándonos, y para ello situarnos en el último lugar, podemos alcanzar los primeros puestos.

Primeros puestos que consisten en gozar eternamente en la presencia del Dios Padre, que nos abre la puerta de su Corazón para que vivamos en Él la dicha eterna de su Gloria. Amén.

No hay comentarios: