sábado, 4 de febrero de 2017

LA LUZ SE ESCONDE EN LA ORACIÓN

No hay otra manera de permanecer y perseverar en la Luz que la oración. La oración nos fortalece y enciende nuestro corazón. La oración es el combustible que aviva el fuego de nuestra alma y la pone en relación con Dios. Orar es caminar unido al Señor abriéndonos a la acción del Espíritu Santo. Sin oración no podemos dar un paso.

Señor, hoy, como ayer los apóstoles, te pedimos que nos enseñes a orar. También a ti, Madre santa, que supiste pacientemente avivar en tu corazón la llama del amor en tu Hijo. Acompáñanos  y fortalécenos con tu ejemplo en la oración. Pero, queremos saber y aprender a buscarte. A no perdernos y estar siempre orientado al camino, a pesar de nuestras caídas y pecados, alumbrados por la Luz del Espíritu Santo.

Que sepamos, Señor, encontrarte y perseverar en tu Iglesia y junto a tu Madre. Sentimos miedo y temor de perdernos, de desviarnos y de perderte. Por eso, hoy no queremos perder la oportunidad, junto a todos los hermanos en la fe que pasen por este rincón, de pedirte que nos enseñes a orar y a buscar esa Luz de tu Espíritu que se esconde en la oración contigo.

Danos, Señor, la sabiduría de recurrir a Ti para descansar en Ti. Porque el descanso consiste en reponer fuerzas para volver a la tarea de amar. Y eso significa entregarse y darse gratuitamente hasta el último esfuerzo de nuestra capacidad. No, Señor, porque descansemos estaremos nuevo para comenzar la tarea, sino porque lo hagamos en Ti. 

Tú eres nuestro descanso, nuestro apoyo y nuestra fuerza. En Ti, Señor, encontraremos la vitalidad y la capacidad para volver a empezar; para volver a reconstruir todo lo que está muerto y volverlo a la vida. En Ti, Señor, nos apoyamos y descansamos. Gracias Señor. Amén.