ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 12 de febrero de 2017

LA VERDAD DEL CORAZÓN

Muchas veces comprendemos que, aunque la Ley está de nuestra parte, no debemos aplicarla tal y como está escriturado. Sabemos que el espíritu dice otra cosa, o que su última intención no fue esa. Pero, cerramos los ojos y decimos: "la Ley es la Ley y hay que aplicarla". Sin embargo, no ocurre así cuando se trata de un hijo, familiar o un amigo. En ese caso tratamos de ser más tolerante o misericordioso.

Diríamos que donde esta la diferencia, ¿nuestros egoísmos e intereses? Posiblemente, pues aplicamos la ley según nos convenga. Y hasta la hacemos pensado en nosotros. Por eso, Señor, hoy queremos pedirte sabiduría para saber interpretarla y contemplar, no sólo la letra sino también el espíritu. Porque, ocurre que, muchas veces, interpretamos mal la palabra, y nuestro corazón no desea ni busca actuar con mala intención.

Y es que con nuestros pensamientos, a pesar de no llegar a realizarse, pecamos cuando son mal intencionados. No basta sólo con defender y respetar la vida, sino que no erradicar la violencia, la envidia y todo aquello que genere enfrentamientos y luchas puede ser considerado como provocar y matar. Lo mismo que la fidelidad y castidad del cuerpo. Porque muchos son los que no pudiendo hacerlo con el cuerpo, fornican con el pensamiento. El consentimiento descubre la intención del pecado.

Experimentamos que detrás de la letra hay un campo enorme de faltas y delitos que ocasionan, no sólo ocasión de pecado sino pecado en sí mismo. Porque no se es pobre porque no tienes, sino porque, aún teniendo, no ansías ni buscas riqueza. Los hay que siendo pobres son ricos, porque viven apegados y buscando alcanzar riquezas.

Te pedimos, Señor, un corazón despegado, limpio, bien intencionado y humilde. Un corazón fiel y dócil y que respete y cumpla le Ley en verdad, justicia y espíritu. Pero, sobre todo, con amor y misericordia. Amén.