miércoles, 12 de abril de 2017

EXPERIMENTAMOS ABANDONO

También nosotros experimentamos abandono. Un abandono de nuestras propias fuerzas; un abandono que nos viene propiciado por nuestras propias debilidades; una abandono derivado de nuestras propias tentaciones. Y hay alguien que está al acecho para aprovechar ese decaimiento y alejarnos, debilitarnos y sumergirnos en esa voluptuosidad mundana que nos aguarda.

Porque cuando nuestras fuerzas se debilitan y la oscuridad nos embauca, todo se vuelve negro y nos abandonamos a la deriva que el mundo nos propone. Y en ese alejamiento perdemos nuestra perspectiva y nuestra dirección.Y el norte de nuestra vida se desdibuja y nuestro rumbo se desorienta y nos pierde.

Pidamos que eso no ocurra en nuestras vidas. Pidamos que siempre permanezcamos alumbrados por la Luz del Espíritu Santo, y que, inmersos en la comunidad, sepamos perseverar, ser pacientes y sostenernos en la presencia del Señor. Incluso en los momentos más confusos y de desasosiego.

Danos, Señor, la constancia, la valentía, la fortaleza y la sabiduría de saber ser fiel a tu Palabra. Danos las virtudes de la humildad, de la sencillez, de la paciencia y de interpretar los signos de nuestra vida y las circunstancias y lugares donde Tú, Señor, nos llamas. Danos la prudencia y la sensatez de tener nuestro corazón atento y en expectante escucha a tu Palabra, para saber en todo momento qué hacer y por dónde ir.

En estos momentos próximos a celebrar tu Pasión, Señor, danos la luz y la sabiduría de, conociéndola, saber interpretarla y, sobre todo, vivirla, para que seamos luz, testimonio y vivencia de buenos frutos y de tu amor. Amén.

2 comentarios:

camino dijo...

Ane todo ,gracias, por sus consejos me ayudan me dan luz para el camino, es verdad lo mas importante es no alejarme de ÉL, lo intentare aunque no es fácil en medio de este mundo que nos arrastra con tantas cosas, y sigue siendo fuerte el evangelio Jesús siente el abandono y la traición, muchas veces de mi parte, por mi torpezas y olvidos, perdón Señor, Dame, Señor, la constancia, la valentía, la fortaleza y la sabiduría de saber ser fiel a tu Palabra. Dame las virtudes de la humildad, de la sencillez, de la paciencia y de interpretar los signos de nuestra vida y las circunstancias y lugares donde Tú, Señor, me llamas. Muchas, gracias, un gran abrazo.

Salvador Pérez Alayón dijo...

La comunidad, el grupo o el ambiente, la parroquia, se hace imprescindible para continuar la lucha contra el propio ambiente, que te envuelve y tira de ti hacia otro lado, el mundo, demonio y carne. También es esto, tiene gran importancia y papel la comunidad virtual, donde compartimos y nos fortalecemos.

En ellos encontramos apoyo, fortaleza y ánimo para seguir adelante y sostenernos. Pero, sobre todo, la constante oración y visitas al Sagrario, en especial la Eucaristía. Alimento que nos ayuda a preservarnos de los peligros de cada día. Y, de manera especial y vital, sabernos que regresaremos al Padre, de donde hemos venido.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.