ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 3 de abril de 2017

SÓLO QUIERES MI ARREPENTIMIENTO


Sabes, Señor, mis debilidades y mis caídas; sabes de mis pecados y de mi necesidad de perdón. Porque sin tu Misericordia, Señor, ¿a dónde voy? Imposible sostenerme inmaculado, ni siquiera perseverante en esa intención inmaculada. Porque soy débil, frágil, pecador. Estoy herido y tocado por la tentación, y mi naturaleza manchada y malherida clama misericordia para sobrevivir.

Y, Tú, Señor, vienes a dármela. «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?». Ella respondió: «Nadie, Señor». Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más». Estas Palabras pronunciadas por Ti, Señor, dejan bien claro que tu intención es misericordiosa. Vienes a perdonarnos y a, con tu Misericordia, a salvarnos.

Como a la mujer adultera, nos defiendes y nos salva de la condena de los demás, porque les haces ver sus pecados y sus limitaciones. ¿Cómo juzgar a los demás cuando mi corazón está herido por mis propios pecados? Y, salvado de los demás, Tú, Señor, único Juez que juzga, me perdonas y me das la paz. Eso sí, sin antes aconsejarme que no peque más.

Danos, Señor, esa fuerza y voluntad para saber apartarnos de las tentaciones que este mundo nos presenta, y, alejados de ellas, sostenernos y perseverar en tu Voluntad. Danos la Gracia de superar y vencer nuestra ambición, vanidad y egoísmo que nos debilitan y nos inclinan al desamor y al egoísmo. Danos, Señor, un corazón contrito y dolido de los pecados, que nos mueva a la contrición y al compromiso de no volver a pecar. Porque esa es tu Voluntad.

Se lo has dicho a la mujer adultera y a todos los que has defendido y curados, y me lo dices a mí también. Señor, eso quiero también yo, no volver a pecar. Esa es mi intención y eso te pido, que me des la sabiduría, fortaleza y voluntad para no pecar más. Amén.

No hay comentarios: