ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 9 de abril de 2017

UNA ACOGIDA TRIUNFAL, PERO HUMILDE

Jesús no se deja embaucar ni seducir por la algarabía y los clamores triunfales. Le vitorean y aclaman y le proclaman el enviado en nombre del Señor, pero Jesús no se pronuncia ni se vanagloria. Se presenta sumido en la humildad y dispuesto a proclamar el Evangelio para el que su Padre le ha enviado.. Sabe las dificultades que le esperan y el rechazo de los hombres, que piensan en otro mesías tal y como ellos se lo imaginan.

Y yo, Señor. ¿qué Mesías tengo en mi cabeza? Y yo, Señor, ¿qué Mesías quiero imaginarme? Y yo, Señor, ¿qué Mesías espero y deseo? Posiblemente, de estar ahí, quizás, te hubiese rechazado, y quiero agradecerte, Señor, que eso no ha ocurrido, porque estoy aquí. Gracias por conocerte en este momento de la vida, mi vida, y creer en Ti. Gracias, Señor, por la fe y la esperanza.

Porque muchos amigos, familiares y conocidos no creen, Señor. Porque sabiendo y recibiendo lo mismo que he conocido y recibido yo, no creen. Te han rechazado y condenado. Y eso, perplejo y asombrado, lo experimento y lo valoro. Porque siendo peor que ellos, me has dado la fe de creer en Ti, y de acercarme a Ti. Y de experimentar mis debilidades, mis fracasos, mis errores y pecados. Y quiero, a pesar de mis caídas seguirte y estar siempre en tu presencia y contigo.

Yo no quiero imaginarme un Mesías, sino aceptar al Mesías que Tú me descubres y me presentas. Yo no quiero plantearte preguntas y exigencias, sino obedecerte y seguirte, tal y como Tú me indicas y me señalas. Porque Tú eres un Mesías bueno, justo y en verdad, y tu Palabra es Palabra de Vida Eterna. Y vienes enviado por tu Padre para salvarnos del pecado y la esclavitud.

Por eso, Señor, hoy, domingo de Ramos, esperanzado en lo que se avecina y en tu Resurrección pasada la Pascua de tu Pasión, quiero darte gracias y abrir mi corazón a tu Palabra. Amén.

1 comentario:

camino dijo...

Muchas, gracias, quiero darte gracias y abrir mi corazón a tu Palabra. Amén. Feliz y santos días en el Señor.