domingo, 2 de abril de 2017

¡¡RESURRECCIÓN!!

Nuestra esperanza es la resurrección. El Evangelio de hoy nos lo deja claro, pues, si Jesús ha resucitado a su amigo Lázaro, y más tarde, ha Resucitado Él, la pregunta es: ¿Cómo no va a resucitar a aquellos que creen en Él? Los signos son evidentes, pero la ceguera de los hombres, que se obstinan en permanecer en la oscuridad también se pone de manifiesto.

La resurrección de Lázaro está puesta como prueba y signo para Gloria de Dios. Jesús así la preparó, para demostrar al mundo el Poder de Dios y dar testimonio de su Amor por y para la salvación de los hombres.Y nosotros confesamos nuestra fe y te pedimos, Señor, que nos la aumentes. Como Marta y María queremos expresar que creemos en Ti, Señor y sabemos de tu Amor y tu Poder, y que nos resucitarás al final de los tiempos.

Pero, también queremos expresar que vivir en el amor que Tú nos manifiesta es el gozo y la alegría mayor que el hombre puede alcanzar. Porque, dentro de cada hombre, hay una llama de amor, que, de no prenderla, quedará en tinieblas y oscuridad, y su vida se perderá en la tristeza y la angustia. Hemos sido creados para amar, y si no amamos vamos contra nuestro destino. Y ello nos perderá y hará nuestra vida un infierno.

Y es que precisamente el amor nos llevará a la resurrección. Es lo que nos dice Jesús, "amar a Dios y al prójimo tal y como nos ama Él". Por eso te pedimos, Señor, que nos des la fuerza y la capacidad de amar a tu imagen y semejanza. Porque cuando amamos nos sabemos resucitados. 

Danos, Señor, esa Gracia de amar a nuestros hermanos y de saber en cada momento responder a las necesidades de todos aquellos que realmente lo necesitan, como Tú lo haces con nosotros. Amén.

1 comentario:

camino dijo...

Gracias, Señor, que crear que es posible resucitar cuando se siente el fracaso y sentir destruido, gracia , un buen día.