ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 24 de abril de 2015

¡SEÑOR, TU CUERPO Y TU SANGRE ME CONFORTAN!

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS


 

No me voy a comer el Cuerpo del Señor, sino que en el Pan de Vida comulgo con el corazón del Señor y transformo mi corazón como el de Él. Comulgar es latir en la misma sintonía que el Corazón de Jesús. Es estar abierto a la vivencia del perdón y el amor. Es desprenderte de todo aquello que te ata y te impide salir de ti para darte al otro.

Es el caballo de batalla que todos los pecadores tenemos como frente de lucha. Vencernos a nosotros mismos. En la Eucaristía encontramos a Jesús que nos conforta y nos transmite ese impulso fortalecido por su Espíritu para vencernos y vencer las tentaciones que nos ofrece el Maligno. Comulgar es abrirme y dejarme llenar por el Espíritu de Dios que se me transmite en y bajo las especies de Pan y Vino.

Gracias Señor por hacerte alimento de mi corazón y de mi vida. Gracias Señor por infundirme la sabiduría, la fortaleza y la paz de tu Espíritu, para poder vencer todas las dificultades que la vida me pone y el demonio me presenta. Gracias, Dios mío, por estar cerca de mí y por no dejarme solo, porque me perdería y sería pasto de los lobos que acechan mi debilidad.

Gracias Señor por darme la voluntad de no desfallecer, y el cobijo de tantos hermanos que, con su compartir y vivir me fortalecen y ayudan por tu Gracia.

Pero, sobre todo, Señor, Gracias por permanecer con infinita paciencia pendiente de mí en la Eucaristía de cada día, porque gracias a Ella puedo alimentarme cada día para afrontar la batalla de cada día. Amén.

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Bueno días a todos. A punto de empezar el rezo del santo Rosario.

Gracias por acompañarnos.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús Resucitado. ¿Aleluya, aleluya!

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hemos terminado y damos las gracias a todos aquellos que nos han acompañado y nos acompañaran a lo largo del día.

Un fuerte abrazo en Xto. Resucitado. ¡Aleluya, aleluya!