ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 22 de abril de 2015

GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ERES UN DIOS QUE ME ACOMPAÑAS



Gracias Señor porque me alumbras el Camino que Tú mismo me marcas y me diriges. Hoy me has revelado algo que me hacía mucha falta saber y tener claro. Porque hay tropiezos en el camino que no son fáciles de superar. 

Tú eres un Dios diferente a los demás. Porque cuando los demás enseñan una doctrina para que la cumplan y desaparecen. Tú te implicas en lo que nos has enseñando viviéndolo Tú primero y luego dándote a cada uno de nosotros. Y, todavía más, nos dice que sin Ti no podemos conseguirlo (Jn 15).

Gracias Señor porque eres un Dios que nos demuestra que nos quieres y que nos buscas. Los demás tendrán que buscar a sus dioses, pero Tú te revelas y te presentas al hombre, criatura tuya, por el que demuestra una locura de amor hasta el extremo de entregar a tu Hijo a una muerte de Cruz para ganarnos para Ti. Dios mío, ¡no hay Dios como Tú!

Eres un Dios Padre, Infinitamente Misericordioso que nos perdona entregándote a tu Hijo a la muerte. Gracias Dios mío porque, sin entenderte, experimento tu amor y tu perdón. Y te pido que nos des la sabiduría y la fe necesaria para conocerte mejor y poderte adorar y alabar con todo nuestro corazón y toda nuestra mente. 

Gracias Señor por saberme acompañado, protegido, vigilado, defendido y fortalecido en tu compañía. Gracias por, con tu Gracia y Poder, vencer a los miedos que amenazan con atarme y alejarme de tu confianza. Gracias Señor porque eres un Dios que sales a mi encuentro y me acompañas hasta salvarme.

Dios mío, no permitas que me alejes de Ti por nada de lo que este mundo caduco y mentiroso me pueda ofrecer. Dame la fortaleza y voluntad de perseverar siempre en tu Palabra y junto a Ti fortalecido en la Eucaristía. Amén.

No hay comentarios: