martes, 8 de septiembre de 2015

CORRO EL PELIGRO DE NO VERTE SEÑOR



Te has encarnado de forma tan natural y sencilla que corro el peligro de no conocerte ni darme cuanta. El mundo destaca a los nobles, a los ricos y poderosos, y habla de los intelectuales y familias importantes. Y Tú, Señor, has nacido en una familia normal y descubierta por todos.

Eres conocido como el Hijo del carpintero y la sencilla María. En tus antepasados hay de todo, ateos, rameras y toda clase de personas. Ha sido tan natural tu encarnación y venida entre nosotros que quizás no me haya dado cuenta muy bien. Has venido en silencio y de forma muy humilde. Nacido en un pesebre y casi sin nadie enterarse. Así se hace difícil relacionarte con el Salvador o Mesías. ¿Quién iba a descubrirte? Y si así fuera, sería muy difícil creerte un Redentor y Salvador.

Sé, por tu Iglesia, que eres Jesús, nacido de María, el Hijo de Dios hecho Hombre, y que has venido a salvarnos de la esclavitud del pecado y de la desesperanza de la muerte. Y eso es lo que busco, salir de este mundo sin sentido y esperanza que sólo presenta la muerte al final del camino.

Tú, Señor, nos habla de Vida, de Vida Eterna y gozosa, y renaces nuestra esperanza y alegría. Le das sentido a nuestra vida y alientas nuestras esperanzas. Creo en Ti, Señor, porque eso que Tú me propones está escrito en lo más profundo de mi corazón. Dame la Gracia de conocerte profundamente y vivir en tu Palabra.

Por eso, Señor, desde este humilde rincón de oración, elevo mi plegaria ante Ti para rogarte que aumentes mi fe, fortalezcas mi voluntad y obediencia y me des el valor y arrojo de abandonarme en tus Manos depositando toda mi confianza en tu Amor y Misericordia. Amén.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias san cipriano por estar trabajando a mi favor, as que mi prometido se case conmigo , y estemos toda la vida juntos llenos de felicidad, de verdad, de comunicacion de sinceridad de cariños, ternura, comprension, tolerancia y mucho pero mucho AMOR que asi sea, asi sea, asi sera AMEN