domingo, 13 de septiembre de 2015

Pinchar en imagen para ver mejor

¡Señor, no quiero mentirte ni defraudarte, porque mi debilidad es manifiesta y temo no cumplir con mi palabra y vivir en la apariencia y el pecado! Dame la sabiduría de descubrirme y avergonzarme, y la voluntad de corregirme y ser coherente entre mi palabra y mi vida. Soy un pecador y te pido perdón.

En Ti confío y, por tu Gracia y Misericordia, confío que me cambies y me des un corazón abierto al amor y la caridad. Disponible y generoso para darse y, a la hora de presentarme ante Ti, mi Señor, darte verdaderos frutos de amor.