lunes, 22 de febrero de 2016

NO VAMOS SOLOS



Cuando caminamos con esperanza es porque vamos confiados en la promesa de la Palabra de Dios. Les dijo a los apóstoles que convenía que se fuera para que viniese el Paráclito, el Espíritu Santo, que les iría revelando todo lo que no habían comprendido y lo que les faltaba por comprender.

Desde entonces, la Iglesia ha ido caminado en la seguridad de verse guiada e iluminad por la acción del Espíritu Santo. Es posible que se hayan cometido muchos errores, pues la Iglesia la formamos todos, y los hombres que la integran son libres y sujetos al pecado, pero, a pesar de ello, la Iglesia encuentra el camino para sostenerse y mantenerse fiel a Jesús. El Espíritu Santo la ilumina, fortalece y sostiene en la verdad y en la justicia.

Y la Iglesia sigue y continúa proclamando su Palabra, y sirviendo a los hombres a través de sus servicios de Cáritas y pastorales de la salud, penitenciaria...etc. La Iglesia está al servicio de hombre y al frente de ella está el sucesor directo de Pedro, el Papa, hoy Francisco, que, en el Espíritu Santo, la guía por el camino de la verdad y la justicia. Sólo observar y analizar todo lo que hace la Iglesia en favor del hombre y la humanidad, a pesar de sus fallos y pecados, nos descubre su misión divina.

Es verdad que hay muchos fracasos, y es evidente que eso puede ocurrir, porque la Iglesia está formada por hombres. Hombres pecadores que tienen fallos, pero está santificada por su fundador, nuestro Señor Jesús. Él sí es santo, y en Él nos apoyamos, somos guiados, porque sólo en Él seremos salvados y, por su Misericordia, limpiados de todo pecado.

Pidamos al Espíritu Santo que nos de fortaleza, sabiduría y perseverancia, para continuar fieles a su acción, y en la obediencia al santo Padre, el Papa Francisco, asistido por el Espíritu de Dios, sigamos alumbrando al mundo

No hay comentarios: