ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 26 de diciembre de 2015

EL ESPÍRITU SANTO NOS ALUMBRARÁ EL CAMINO



No va a ser fácil el camino. Sabemos que la verdad exige esfuerzo y cambio de rumbo, porque nuestra naturaleza es débil y gusta de sus apetencias y egoísmos. Nuestro corazón está contaminado por el pecado, y nuestra primera conciencia de ello nos debe ayudar a darnos cuenta que no podemos mejorar ni un pelo de nuestra cabeza sin el concurso del Espíritu Santo.

Él ha sido enviado con la misión de ayudarnos a soportar todos los sacrificios y renuncias que tengamos que realizar en nuestro camino. Él nos asistirá en los momentos de nuestra defensa. Él nos dará la fortaleza para encajar y aceptar todas las privaciones y luchas que nos amenacen con separarnos del camino del Señor. Esteban, el primer protomártir, nos da ejemplo, y nos descubre que realmente con el Espíritu de Dios podemos vencer esos obstáculos que nos impiden esperar limpios y perseverantes la llegada del Señor.

Por eso, tengamos confianza y fe en las Palabras de Jesús. Nos advierte de las amenazas que el seguirle nos puede presentar, pero nos alienta, nos da esperanza y nos promete la asistencia del Espíritu. En Él, con Él y por Él seremos fortaleza infranqueable y seguros vencedores. Demos gracias al Señor que ha venido al mundo para dar testimonio de la Palabra de su Padre y ofrecernos la salvación eterna.

Gracias, Señor, por tu nacimiento. Gracias, Señor, por tu incondicional Amor. Gracias, Señor, porque cada Navidad revives esa promesa de salvación y nos renuevas ese amor misericordioso que nos acoge y nos llama al arrepentimiento y al perdón.

Ahora te pedimos, Señor, que, como Esteban, figura y testimonio de mártir, nos revista de tu Gracia y Fortaleza, para no desfallecer y perseverar hasta que tu decidas venir de nuevo. Amén. 

No hay comentarios: