ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 30 de diciembre de 2015

FORTALEZA Y SABIDURÍA PARA PERMANECER VIGILANTE



No es cosa fácil permanecer vigilante y atento en oración y ayuno. Porque el mundo tienta mucho y distrae con sus innumerables ofertas de comodidad, de bienestar y placeres. Es fácil caer en tentación. Pienso que Jesús nos previene cuando lo incluye en la oración que el mismo nos recomienda en el Padre nuestro. "...y no nos dejes caer en tentación"

Por eso, se necesita fortaleza para permanecer en perseverante y constante oración y ayuno. Y mucha sabiduría para saber esquivar y rechazar las tentaciones que nos vienen del mundo. Rodearse de buenos ambientes, que favorezcan nuestras buenas intenciones, es una buena medida, surten buenos efectos y nos ayudan a estar centrados y activos en relación con el Señor.

Desde esta perspectiva se hace necesaria la comunidad o el grupo. Desvinculado de un grupo o actividad el peligro aumenta. Somos seres en relación y nos necesitamos los unos a los otros. En ese sentido es bueno estar en contacto, compartir y relacionarnos para mejorar y sentirnos arropados y animados. Esa es la finalidad primordial de este humilde rincón de oración, y de nuestro compartir en FaceBook. La fe, nuestra fe,  se fortalece al compartirla.

Y cuando nos encontramos con el Señor, como es el caso de Ana, nuestra fe sale proclamada y compartida con todos aquellos que, no sólo comparten, sino que caminan a nuestro lado en nuestra vida. Porque cuando alabamos al Señor, con nuestras alabanzas les hablamos a los demás de Él.

Te damos gracias, Señor, por todo esto que nos, en el Espíritu Santo, descubre y nos lo hace llegar a nuestro corazón. Te pedimos que nos llenes de fortaleza, sabiduría y Gracia para poder también, además de vivirlo, compartirlo y anunciarlo a los demás. Amén.


No hay comentarios: