ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 15 de diciembre de 2015

NOS RECONOCEMOS DÉBILES Y PECADORES



Sabemos de nuestra condición pecadora. Nuestra naturaleza humana es capaz de mentir, empujada por la soberbia, antes que reconocer la verdad de nuestra espiritualidad y dependencia de Dios. Nos sometemos a nuestra materia fingiendo ser feliz, cuando el grito interior de nuestra alma es alcanzar la felicidad eterna que está en nuestro Creador.

Y, cuando nuestra fe es débil, mentimos ante el mandato de hacer algo concreto, que exige un esfuerzo de nuestra voluntad contra nuestra comodidad y pereza. Y mentimos porque no tenemos razones ni valor para decirle a nuestro padre que no. Quizás, aunque escondido, una esperanza de su amor misericordioso en el que confiamos ser perdonados.

Por eso, Padre del Cielo, te pedimos que nos des la fortaleza de, aun reconociéndonos débiles y pecadores, tengamos la fuerza de serte fiel e imponer nuestra voluntad a todas aquellas inclinaciones que nos invitan a quedarnos en la comodidad, en la pereza, en la desobediencia y el egoísmo. Y a ser sinceros y expresarnos siempre en verdad, a pesar de nuestras tentaciones e inclinaciones de desobediencia.

Porque en la verdad siempre podremos ser ayudados, reconfortados y animados a vivir en la esperanza de, en el Espíritu Santo, encontrar la fortaleza de superar nuestras desidias, debilidades y egoísmos. Te pedimos, Padre, que, a pesar de nuestros fracasos y frecuentes fallos, no nos desanimemos ni abandonemos la lucha del esfuerzo por irnos perfeccionando cada día.

Y en esa esperanza, confiamos que nos asista con tu Gracia para ir venciéndonos en nuestras infidelidades y ser dócil a tu Palabra y a tu Amor. Amén.

No hay comentarios: