miércoles, 16 de diciembre de 2015

HAS, SEÑOR, QUE MIS OJOS TE VEAN



Abre mis ojos, Señor, para que pueda verte como mi Señor y Creador. Padre Eterno que me das la vida y me perpetúas eternamente en plenitud de felicidad y gozo por tu Amor Misericordioso, que jamas podré entender hasta que Tú, Señor y Padre mío, me permitas comprender.

Por eso, Padre, sintiéndome pobre, pequeño y humilde ante tu grandeza y poder, y confundido por la Inmensidad de tu Amor y Misericordia, postrado a tus pies, te suplico que me des la fuerza de perseverar en la fe y seguirte con firmeza y voluntad.

Sé que no es fácil, y que habrá que vencer muchos contratiempos y dificultades. Nuestro cuerpo es una cárcel que nos somete y esclaviza, y la lucha es constante. Nuestra humanidad nos tienta a cada momento, y cada instante de nuestra vida es una lucha constante. Sin Ti, Señor, estamos perdidos y a merced del poder del demonio. Necesitamos tu Gracia para salir victorioso de esta constante lucha.

Ilumina nuestro corazón para que podamos verte, Señor, y seguir tus pasos. Juan Bautista nos señaló tu presencia, y nos mandó a preguntarte si Tú eres el que habías de venir. Y con tu venida el Reino de Dios se ha establecido entre nosotros. Porque contigo, Señor, la vida florece y recobra su sentido. Todo vuelve a nacer y a ser nuevo.

Transforma nuestro corazón viejo, sometido y esclavizado al pecado, en un corazón nuevo, lleno de vida y de esperanza de una vida en plenitud y eterna. Una vida donde florece el amor y la verdad, y donde la paz reina entre los hombres. Esperamos, Señor, que llegue ese momento donde Tú establecerás definitivamente tu Reino. Y, hasta entonces, danos la Gracia de saber esperarte. Amén.

No hay comentarios: