ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 16 de mayo de 2017

LA PAZ NOS DA TRANQUILIDAD PARA CONTINUAR EL CAMINO

Sin paz no hay luz ni claridad; sin paz será imposible ver la luz que nos alumbra el camino. La paz nos es muy necesaria para sosegarnos y tener tranquilidad para continuar la marcha hacia la vida eterna. Jesús siempre nos habla de la paz y en sus repetidas apariciones a los apóstoles le anunciaba la paz. Porque sin Paz tampoco hay Amor.

Diríamos que una característica fundamental de los cristianos es la paz, porque sin paz no hay tampoco alegría, y menos esperanza. Descubrimos que la esperanza y la alegría nacen de la paz. Y es la paz la que nos da fuerza y nos capacita para soportar el dolor y sufrir con paciencia las inclemencias del pecado, del que brota la soberbia, la envidia, el odio, la venganza y las guerras que dan muerte.

Jesús deja este mundo desde el dolor y sufrimiento en la Cruz, pero transmitiéndonos la Paz. Una Paz de saberse en Manos del Padre; una paz que le llena de gozo y esperanza; una paz que sostiene la Vida Eterna y nos llena, a pesar del dolor, de esperanza y alegría en la Resurrección. Una Paz que sólo el Señor nos puede dar. Una Paz que no es como la que nos da este mundo, sino una Paz que da Vida Eterna.

Porque, sólo en Paz podemos ser alegres y felices, y sólo quienes vivimos en Paz, en esa Paz que nos da el Señor, seremos capaces de permanecer en la alegría pese al dolor y sufrimiento. No hablamos de utopías ni idealismo, sino de realidades. Realidades que están personificada en los mártires, de los que la Iglesia está llena. Hombres que han superado el dolor y el sufrimiento con alegría y paz por entregar sus vidas por la defensa de su fidelidad y amor al Señor.

Pidamos esa Gracia de vivir en Paz. En esa Paz que el Señor nos ofrece y nos da cada día para que, sostenida en ella, podamos aceptar y asumir todos los avatares, peligros y dificultades que se nos presenta en el camino. Y, pidamos, que lo hagamos con verdadera alegría y paciencia, porque eso serán signos de que vivimos y estamos en la Paz del Señor. Amén.

No hay comentarios: