ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 11 de mayo de 2017

MAESTRO Y DISCÍPULO

Posiblemente te sorprendas cuando ves a alguien, al que consideras más que tú, servirte desinteresadamente y de la forma más humilde posible. Lavar los pies era lo último que se podía esperar, reservado a los más bajo, esclavos y personas muy humildes, en el sentido literal de la palabra. En aquella época y sigue considerándose hoy. No es por tanto de extrañar que Pedro se opusiera en principio a ser lavado por Jesús.

Con este gesto, Jesús nos da a entender, no sólo con palabras, sino también con hechos, lo que quiere de nosotros. Y ese es el camino. No hay otro. Lo sabemos y lo decimos por activa y pasiva. Y, también, experimentamos lo difícil que es llevarlo a la vida. Son esos momentos cuando experimentamos lo débiles  y frágiles que somos, y que, sólo en el Señor, podemos emerger y sostenernos en el amor.

Esa es nuestra oración constante. No podemos con el amor. Nos supera y nuestra naturaleza caída se derrumba ante el mal recibido por otra persona. Las ofensas recibidas nos pueden y nos resulta imposible perdonarlas. ¿Qué hacer entonces? Simplemente confiar. Confiar y esperar en la Gracia del Espíritu Santo que nos asiste, auxilia y acompaña. Perseverar y abrirnos a su acción con paciencia y esperanza. 

Es el ejemplo que ayer, en su audiencia, nos ponía el Papa Francisco. La Virgen María es un testimonio y ejemplo de fidelidad, de obediencia, de sosternerse en la adversidad y en confiar en la acción de Dios. Y, también nosotros, en ella, debemos buscar fuerza y ánimo para, confiados en el Espíritu Santo, continuar el camino esperanzados y confiados.

Pidamos esa Gracia y confiemos que el Padre, por los méritos de su Hijo y en su Nombre, nos la dé, para que perseveremos obedientemente confiados en su Palabra y unidos en la Iglesia con el Papa Francisco a la cabeza. Amén.

No hay comentarios: