ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 2 de julio de 2018

LA FUERZA DE LO ALTO

Resultado de imagen de Mt 8,18-22
La personalidad de Jesús es admirable y seductora. Muchas personas se han enamorado de su Palabra y de su Mensaje, y muchos han decidido seguirle, pero, con eso no basta. Sólo con tener deseos, ganas y voluntad no nos vale, porque somos vencidos fácilmente por los poderes del mundo, demonio y carne. Necesitamos la fuerza de lo alto para, injertados en el Espíritu Santo, encontrar la fuerza y el poder de la Gracia y resistir las pruebas que el recorrido de este mundo nos pone como reto y dificultad.

Muchos son los que, después de una experiencia espiritual y encuentro con Jesús, salen ansiosos y entusiasmado y dispuestos a seguirle, pero, pronto, antes las dificultades y obstáculos del camino, se paran y retroceden. Una cosa es clara, en nuestro camino tras Jesús tenemos que tener muy claro que nos está permitido caer, para inmediatamente levantarnos. Lo que nos está prohibido es detenernos y retroceder. Siempre tenemos la Mano amiga del Señor que nos la tiende para darnos fuerza y empujarnos a seguir adelante.

Seguir a Jesús exige desprendimiento, y dejar todo lo que nos ata y nos impide seguirle. Hay muchas maromas que nos atan al mundo, al placer y a la buena vida, y nos impiden seguir al Señor. Para seguir al Señor necesitamos liberarnos de esas maromas, incluso en muchos momentos, familiares, que nos exigen cuidados y tiempo postergando al Señor. Necesitamos también discernir bien esas situaciones para responder adecuadamente a nuestro compromiso y vocación.

Danos, Señor, sabiduría, voluntad y Gracia para resistir a todas las dificultades, tentaciones y obstáculos que se interponen en nuestro camino e impiden seguirte poniéndote en el centro y primer lugar en nuestro corazón. Amén.

No hay comentarios: