ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 8 de julio de 2018

ACOGEMOS MEJOR LO QUE VIENE DE AFUERA

Resultado de imagen de Mc 6,1-6
Pasaba en mi pueblo y pasa en todos. Los forasteros eran mejor acogidos y mejor mirados por las chicas de mi pueblo. Sobre todo, es decir, se nota más en los pueblos pequeños. Tenemos que reconocer que lo nuevo, lo desconocido, lo novedoso nos atrae más y, también, le prestamos más atención. Es algo innato o intuitivo que está sellado en nuestra naturaleza. Lo extraño nos detiene  e incauta nuestra mirada.

Jesús era de aquel pueblo y le conocían. ¿Cómo uno del pueblo, e hijo del carpintero les iba a enseñar con tanta autoridad? ¿De dónde sale eso? Si le conocemos y conocemos a sus padres y familia. ¿De dónde le viene tanta autoridad y tanto poder para hacer milagros? ¿Cómo puede ser eso? Se buscan los defectos, los fallos y todo lo que pueda servir para justificar su cerrazón y rechazo. Es la reacción inmediata a la soberbia, a la autosuficiencia y al endurecimiento del corazón.

Jesús, el Señor, no busca el lucimiento y ante la carencia y cerrazón de corazón se aparta. Donde no hay fe no se puede actuar. Termina extrañado marchándose de su propio pueblo. Y proclama que nadie es profeta en su tierra. Hoy, dos mil años después, continúa sucediendo lo mismo. Y nosotros, reconociéndonos pecadores y débiles, Señor, te pedimos que nos des la fe necesaria para creer en Ti y poder seguirte sin titubeos ni tribulaciones.

Danos, Señor, esa fe que necesitamos, para que nos fortalezca y para no mirar para otro lado, ni tampoco someternos a las dudas que nos confunden y nos debilitan en el camino de tu seguimiento. Danos, Señor, la confianza y la esperanza de creer en tu Palabra y en tus Obras. Amén.

No hay comentarios: