ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 7 de julio de 2018

UN CORAZÓN NUEVO

Imagen relacionada
El mundo envejece, tal y como envejecen sus habitantes, y con él nuestros corazones. Un mundo que, en la medida que camina, desencarnado de la presencia de Dios, se hace viejo, porque el tiempo no pasa en balde, tal y como decimos coloquialmente. De forma, que se pudre, se roe y se llena de herrumbre. Todo en él es caduco y está destinado a morir. Un mundo que no se arregla con paños viejos ni con remiendos nuevos, pues tirarían de él y se deterioraría más.

Un mundo que necesita renovarse dejando atrás épocas y otras tradiciones y costumbres. Un mundo que necesita un corazón nuevo y renovado para vivir una nueva vida. Y es eso, Señor, lo que precisamente queremos pedirte hoy. Un corazón nuevo totalmente renovado. No remendado con paños nuevos heredados de viejas herencias, sino nacidos y tomados de la buena Noticia que contigo, Señor, nos ha sido revelada. Un corazón empapado de amor y misericordia, esos paños que nos cambian la vida y la llenan de esperanza y alegría.

Un corazón alegre, festivo, joven y dispuesto a vivir su presente, la realidad de tu presencia, de tu Misericordia y de tu Amor. Con esta intención nos abrimos a tu mirada, Señor, despojándonos de nuestro corazón viejo, enfermo, endurecido y pecador, para que Tú, Dios mío, lo purifiques, lo renueves, lo limpies de toda impureza y lo remoces de alegría, felicidad y esperanza.

Aparta de nosotros, Señor, toda duda, todo desánimo, todo abandono y regreso al pecado. Infúndenos la fortaleza de no deteriorarnos ni de regresar a lo antiguo, al pasado ni a detenernos en lo conocido, en lo cómodo y en nuestras propias apetencias instaladas en lo viejo y tradicional, sino a continuar el camino con renovados ánimos y alegrías. Ayúdanos a levantarnos en cada ocasión y momento de desfallecimiento para, arrepentidos y con dolor contrito, continuar la andadura.

Sí, Señor, queremos alegrarnos porque sabemos y conocemos tu presencia y experimentamos tu promesa de salvación ofrecida meritoriamente con tu muerte voluntaria en la Cruz. Te pedimos fuerza y ánimo para, levantados y renovados por tu Gracia, seguir en aires de fiesta y alegría la buena Noticia del Reino de Dios entre todos nosotros. Amén.

No hay comentarios: