ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 25 de enero de 2012

AUMENTA MI FE Y CONVERSIÓN, SEÑOR

EUCARISTÍA: COMPROMISO MARTIRIAL

No cabe duda que nuestra fe no puede ser probada sino en el riesgo y en el peligro. Sólo cuando nos sentimos amenazado de perder nuestros bienes, nuestra posición, nuestras comodidades, nuestro bienestar, nuestra salud, nuestros hijos, nuestra libertad...etc., y se nos exige renunciar a ella, incluso con amenaza de muerte, estamos en disposición de saber y medir que fe y confianza en JESÚS tenemos.

Por eso, el sacrificio de un martir es signo de santidad y de alcanzar la Gloria, porque no se puede dar más sino la vida por Aquel en quien se cree. En nuestra situación actual, y en un mundo contra corriente lleno de peligros, de tentaciones, de problemas... se nos hace difícil afirmar nuestra fe y confianza en el SEÑOR. Es también un martirio sistematico diario que puede equipararse al martirio corporal.

La Eucaristía es un compromiso diario martirial, y en ella, en pleno encuentro y cara a cara con JESÚS, afirmamos que queremos morir por ÉL y darnos, si es precido la vida, por ser un testimonio vivo de su Palabra y de su Vida. De ahí que la oración, hecho silencio interior como el Papa nos decía ayer, sea nuestra mejor arma para sacar fuerzas para la vida exterior.
Y es este lugar un encuentro para despojado de todo ruido y bullicio, pararnos unos minutos, recoger en el silencio de nuestro rincón interior la serenidad, la paciencia, la fe y confianza que nos de la mansedumbre y fortaleza para seguir viviendo en ÉL nuestro diario compromiso martirial renovado en cada Eucaristía diaria.

No hay comentarios: