ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 16 de enero de 2012

ORACIÓN Y AYUNO

 Mediante las prácticas tradicionales del ayuno, la limosna y la...

La oración es el vehículo que nos pone en intimidad con el SEÑOR. Son nuestros impulsos que, saliendo del fondo de nuestro corazón, y movidos por el ESPÍRITU SANTO, nos pone en hilo directo con nuestro PADRE DIOS.

También, orar es la contemplación activa, hagamos lo que hagamos, de vivir cada momento del día en presencia del SEÑOR. Creo que cuando permanecemos injertados en ÉL estamos en constante oración, las veinticuatro horas del día, incluso durante el sueño.

Y es normal que estando en su presencia no necesitamos nada más, pues creo que ni nos acordaríamos. Pienso en el caso de Maria, como quedó anonadada a los pies de JESÚS escuchando sus Palabras. Pienso en Zaqueo, su conversión al estar junto a JESÚS. Pienso en la Transfiguración de Pedro, Juan y Santiago... JESÚS mismo nos invita a la meditación, a la oración y al ayuno, y ÉL mismo nos enseña con su ejemplo.

Y pienso también en los discípulos de JESÚS cuando estaban con ÉL. Estando con ÉL no hace falta ayunar, pues ÉL lo es todo. Sin embargo, en espera por su segunda venida, y ante los peligros que nos acechan hasta llegar a ÉL, se hace necesario orar y ayunar.

Porque la oración y el ayuno son vitales y muy necesarios para mantener nuestra integridad y perseverar en sus mandatos. Sabemos de la presencia del ESPÍRITU SANTO, pero también experimentamos la debilidad de la carne y de las tentaciones del Maligno. Y, para vencer en esta lucha, necesitamos la oración y el ayuno confiados en la acción del ESPÍRITU SANTO.

Pidamos, pues al SEÑOR que nos de paz, sabiduría y fortaleza para no desesperar y ser perseverantes en mantenernos unidos en la oración y el ayuno. Pronto vendrán los días de la Cuaresma donde necesitaremos, ¡siempre!, pero la Iglesia nos lo recuerda para que no se nos olvide, ejercitarnos en la oración, la limosna y el ayuno, porque necesitamos estar preparados para la segunda venida del Esposo.

1 comentario:

Noemi dijo...

les visito de EL SALVADOR, desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com
RECIBAN MUCHAS BENDICIONES.