ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 2 de marzo de 2014

HAY COSAS DE LAS QUE NO PUEDO PRESCINDIR, ¡AYÚDAME SEÑOR!



Experimentas tus limitaciones y tu dependencia de este mundo. Creo que es bueno saberlo y experimentarlo, porque eso te descubre la necesidad que tienes de liberarte y la pobreza de saber que tú sólo no puedes. Entonces empiezas a entender la importancia de la venida de Jesús. Dios hecho Hombre como tú, igual a ti menos en el pecado, para enseñarte y ayudarte a liberarte de todo este mundo que te somete.

Dejar tu corazón libre no es cosa, llegas a descubrirlo en el Espíritu Santo, a la que tú te puedes enfrentar. Sería, y verdaderamente lo es, un enorme disparate intentarlo sólo. Estás sometido, tocado y encadenado por tu humanidad pecadora a las tentaciones y apegos de este mundo. Eres carne aprisionada, sedienta de muchas cosas a las que no puedes renunciar: sed, alimentos, pasión, sexo, mentira, poder, gloria, posesión...etc. Somos una caja de egoísmos que nos pueden y someten.

Entendido esto, sólo Jesús, Hombre como tú, pero libre de todas esas ataduras por la Gracia del Padre, puede darte esa liberación que tú deseas y quieres, porque descubres y experimentas que las cosas de este mundo, aunque aparentemente prometen llenarte, te dejan vacío y carente de sentido. Anulan tu compromiso y debilitan tu responsabilidad. Te hacen una piltrafa.

Por eso, necesitas tú como yo, llenar nuestro corazón de verdad, de auténtica verdad que limpie nuestro corazón y lo haga libre, lleno de pureza, de buenas intenciones, de justicia y de paz. Sólo así tú vida y mi vida se llenarán de sentido y de verdadero amor.

Y eso sólo lo puede y lo da Jesús, el Señor al cuál tú y yo debemos servir.


No hay comentarios: