ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 14 de marzo de 2014

ESFUÉRZATE EN AMAR Y LLEGARÁ EL PERDÓN

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIOPOR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DONDE PUEDAS





 
No intentes perdonar sin antes vaciarte del rencor, el odio y la sed de venganza que anida dentro de tu corazón. Antes de dar o darte tendrás que llenar o llenarte, porque lo que no se tiene no se puede dar. Es de sentido común disponerte a perdonar llenando tu corazón de buenas intenciones y de amorosas actitudes que te permitan derramar bondad y paz.
Eso significa que para perdonar hay primero que amar, pues para ser perdonado primero tengo yo que perdonar, y ese esfuerzo de perdonar es lo que llamamos amor. El amor predispone al perdón pues el amor no puede existir donde no hay perdón, pues no sabe ni entiende de eso.

Claro está que para amar necesitamos la Gracia de Dios, y eso hay que pedirlo, y para pedir hay que hablar con Dios, y hablar con Dios es lo que conocemos y denominamos "orar". Decimos pues, Señor danos la capacidad y la sabiduría de entender el amor. Porque donde hay amor se excluye el odio, el rencor, los deseos de venganza y la soberbia.

Sabemos que con eso no podemos, pero confiamos y sabemos que contigo Señor podemos. Y eso es lo que te pedimos Padre. Transforma nuestro corazón agrietado y lleno de impurezas y soberbia, en un corazón amoroso lleno de paz y de buenas intenciones.

Un corazón capaz de amar y de, por supuesto, perdonar.

No hay comentarios: