ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 4 de marzo de 2014

ALÚMBRAME PARA DEJAR TODO AQUELLO QUE ME ESCLAVIZA



Quiero ir detrás de Ti, Señor, y Tú lo sabes porque lees lo más profundo de mi corazón. Pero también sabes las dificultades con las que tropiezos. Mi naturaleza pecadora me arrastra, tira de mí; mis apegos debilitan mi voluntad y mis apetencias, pasiones, sentimientos y emociones me confunden y me manipulan como si de una marioneta se tratara.

Soy un pecador Señor, y Tú lo sabes. Eso me da confianza, porque aún siendo así, descubre que Tú me quieres, pues no tiene otra significación el haber dado tu vida por mí, por este humilde, pobre y miserable hombre, que te falla y te deja en mal lugar cada día. Esa entrega tuya me anima a continuar y a confíarme en tus brazos.

Me da confianza y me infunde esperanza. Sí Tú que me conoces y sabes todo de mí, confías y apuestas hasta el extremo de haberte entregado a una muerte de cruz, ¿cómo no voy, por lo menos, hacer el esfuerzo e intentar responderte? Y en eso estoy. Sé que también eso lo sabes y eso me tranquiliza y da fuerza...

Pero soy consciente de mi humanidad pecadora y te pido tu Gracia, tu Aliento y tu Fuerza, porque sin ellas no sabré dar un paso con firmeza y con sabiduría, y menos vencer todas mis apetencias.

No hay comentarios: