ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 4 de junio de 2016

REZAR ES SEGUIR EN EL CAMINO, COMO MARÍA Y JOSÉ


No es fácil continuar el camino de conversión ante tantas sorpresas y dificultades. Hay muchas lagunas que ni siquiera podemos  superar, sino simplemente sortear y dejarlas atrás conservándolas en nuestro corazón. Y eso exige esfuerzo, voluntad, perseverancia y, sobre todo, confianza.  Y en eso, María y José nos dan ejemplo y nos alumbran el camino.

En eso consiste nuestra oración de hoy, la súplica para fortalecernos y no desfallecer. Sí, Señor, queremos seguirte a pesar de no entender muchas cosas y muchas actitudes que nos confunden y desaniman. El diablo está metido también en la Iglesia y consigue confundir y desviar a muchos de nosotros, que multiplicamos sus efectos y aumentamos el daño y las heridas.

Necesitamos la fuerza de tu Gracia, Señor, para crecer también en sabiduría y madurez según tu Voluntad. El ejemplo de María y José ante la sorpresa del comportamiento de Jesús nos marca la pauta para también nosotros, llenos de paciencia y esperanza, soportar los interrogantes y misterios que no entendamos y que construyen barreras que pueden dificultar nuestro camino.

Danos, Señor, la Gracia de sentirnos acompañados, protegidos y comprendidos por nuestra Madre, María, y con la misma actitud que ella tuvo contigo, siendo dócil a tu Voluntad,  dejarnos que tu Gracia nos inunde y nos transforme para crecer en sabiduría y en madurez y poder amar y servir como Tú, nuestro Señor, nos has enseñado. Amén.

No hay comentarios: