ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 23 de septiembre de 2014

EN EL ESFUERZO DE CUMPLIR SU VOLUNTAD



Amar a Dios no parece tan difícil. Cumplir los preceptos dominicales, de oración y con las obligaciones de la Iglesia no nos resulta tan cuesta arriba. Pero el Señor nos dejó algo más duro y casi imposible de cumplir. Se trata del amor al prójimo. No podemos decir que le amamos si no amamos al que está a nuestro lado; a aquel que vive cerca y se cruza en nuestro camino.

Son esos, los que tropiezan en nuestra vida cada día los que nos dan la oportunidad de demostrarle al Señor que le amamos, y los que nos ayudan a, sirviéndoles, cumplir con la Voluntad del Señor. Es esa la dificultad de cumplir la Voluntad de Dios y los que, oyendo su Palabra la cumplen amando a los demás están cumpliendo su Voluntad tal y como Dios quiere.

Así lo hizo María y muchos discípulos y mujeres que le acompañaron, y tendremos que hacerlo también nosotros si queremos ser sus discípulos y seguirle. No vale simplemente cumplir con los preceptos sino amar con la vida.

Por eso toca pedírselo y suplicarle nos llene de su Gracia y fortaleza para ser capaces de vivir en su Amor y fortaleza. Sin Él no podemos conseguirlo, porque amar como Él nos ama está por encima de nuestra naturaleza enferma y tocada por el pecado. Pero en Él y con su Gracia podemos conseguirlo.

Dios no nos propone nada que no podamos hacer. Es verdad que solo no podemos, pero con Él y con su Gracia somos lo suficientemente fuertes para vencernos y darnos en servicio y justicia a los demás.

No hay comentarios: