ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

domingo, 14 de diciembre de 2014

¿DÓNDE ESTÁ MI ALEGRÍA?



No encuentro la alegría en muchas cosas que he buscado en este mundo nuestro. No tengo otro, porque me han puesto en él. Y es que oígo muchas voces que me gritan de la alegría de este mundo. Hay muchos mensajes que ya hasta me cansan. He probado que en la Coca - Cola no está la alegría. Tiene un alegre sabor refrescante, pero desaparece con la misma rápidez que llega.

Y en tantas otras cosas que me invitan a vivir para encontrar la alegría. Precisamente, en estas fiestas, próximas a celebrarse, la alegría me la ofrecen en regalos, turrones, dulces, juguetes, bailes, diversiones y tantas otras cosas que parecen alegrarte, pero luego en un corto tiempo te quedas igual. Sigues buscándola y quizás más desesperadamente.

Hoy me han dado una postal con este mensaje, "Renace la alegría", y la imagen que representa es una humilde familia con un niño recien nacido. Y me he preguntado, ¿puede renacer la alegría ahí? No lo sé, pero creo que se puede intentar. 

Mi experiencia es que lo he intentado y resulta. Es una alegría distinta, diferente, gozosa, compartida, dada, entregada, querida y libre y ofrecida con y por amor. ¡Caramba!, es una alegria que no se consume ni se gasta. Se mantiene y hasta crece. Vale la pena intentar la experienci de vivir esa alegría.

Porque es una alegría que se pide gratuitamente y quien la da ha venido a este mundo con esta misión. Pidamos, pues, esa alegría que se guarda en el corazón, no se consume y se da gratuitamente.

No hay comentarios: