ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 15 de junio de 2015

EL AMOR GENERA PAZ Y JUSTICIA



La experiencia nos dice que cuando se reconocen los derechos las luchas y enfrentamientos se dan por terminados. Si tú tienes derecho, yo tendré que aceptar y admitir que no lo tengo, y sería injusto que te pisará y quitara tu derecho. Por consiguiente, se hace justicia y se produce paz.

Eso no es sino amar. Porque cuando tú amas estás esforzándote en respetar y hacer justicia con tus derechos y los de los demás. Cuando respetas aceptas el derecho del otro, y es ahí donde termina el tuyo, y viceversa. El amor genera paz y justicia y los pueblos vivirían en paz y convivencia fraterna. Se haría como decíamos ayer el Reino de Dios.

Te pedimos, Señor, la sabiduría de darnos cuenta que el amor es la carta que tenemos todos que jugar. Es la carta que nos abre la puerta de la verdad y la justicia y establece la paz. El amor del que Tú eres referencia y modelo. No hay otro, y nos engañamos cuando buscamos soluciones falsas y engañosas en otros modelos que, aparentemente, parecen pacíficos hasta que les toca el propio bolsillo del poder, la ambición, los privilegios o las riquezas.

Sin Ti, Señor, no sabremos ni podremos amar. Tú nos has enseñado entregando tu Vida por amor, y perdonando a aquellos verdugos que te llevaron a la muerte de Cruz. Tu, en silencio, has aceptado la condena injusta que tus contemporáneos te han infringido. Pero en silencio no significa que te hayas resignado, sino que la has denunciado enarbolando la Palabra de la Verdad sin violencias ni rebeliones.

Nunca has dejado de proclamarla y, en todo momento, sobre todo en los momentos de tu Muerte, les has ofrecido tu perdón. Un perdón que transforma nuestro corazón y nos llama a convertirnos y corresponder amando como Tú. Danos, Señor, tu alimento para que nunca falte el amor en nuestro corazón que nos empuja a ser generoso como Tú quieres. Amén.

No hay comentarios: