ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 13 de junio de 2015

UNA ORACIÓN CONSTANTE QUE NOS GUÍE EN LA PROCLAMACIÓN DE LA VERDAD



Quizás sea fácil proclamar, y hasta hablar y reflexionar sobre el Evangelio, pero será otra cosa diferente vivir lo proclamado y encarnarlo en tu propia vida. Eso cuesta algo más, y necesita de algo que se nos resiste mucho, el amor.

Sin lugar a duda, hemos sido salvados por amor. El amor del Padre que nunca podremos entender, entre otras cosas porque no lo merecemos. Y sin lugar a duda, no seremos salvados si no somos capaces nosotros de amar también con el mismo estilo que Jesús nos amó y nos ama. Así, el amor es la llave que nos abre la puerta de la salvación. 

No son los cumplimientos, las normas, los preceptos e incluso, ni las oraciones. Nada de eso, simplemente nuestra capacidad de amar. Porque si estamos vivos y con esperanzas  es por la Misericordia y el Amor de Dios, y porque Jesús nos amó con la misma intensidad. Gracias al Amor de Dios estamos vivos y salvados.

Es verdad que los preceptos, el cumplimiento, la obediencia y las oraciones son necesarias y nos sirven para fortalecer nuestra capacidad de amar, porque de no ser así no sirven para nada. El amor es lo principal y, sobre todo, el amor a los enemigos, porque ese amor será el que triunfará y venza, como lo vivió e hizo Jesús, hasta el punto de entregar su Vida a una muerte de Cruz.

Pido al Señor que nos infunda el valor, la sabiduría y la fortaleza de permanecer unidos a Él en el amor, para, por su Gracia, saber y poder amar nosotros también. Amén.

No hay comentarios: