ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 3 de junio de 2015

TÚ ERES MI ESPERANZA DE VIDA ETERNA



Señor, si Tú no estás, ¿en quién puedo confiar? ¿Dónde y en quien pongo mis esperanzas? Sin tu presencia mi vida no tiene sentido ni esperanza. Es un camino vacío y sin rumbo. Un camino muerto y sin sentido.

El mundo no llena plenamente el ansia y la búsqueda de felicidad a la que aspiro. Es una felicidad caduca, temporal y limitada. ¿Cómo vivir sin el objetivo y la meta de llegar a Ti? Porque solo Tú das esperanza de plenitud y vida eterna. Tú, Señor, eres el Alfa y Omega, el principio y el fin. Eres el origen de la vida y donde la vida desemboca para seguir viviendo en plenitud y eternamente.

Eres la Vida. La Vida que triunfa y vence a la muerte de este mundo temporal. Enciende en nosotros, Señor, la ilusión y la esperanza que nos llena de valor y fuerzas para no desfallecer y continuar el camino siguiendo tus huellas hasta desembocar en Ti, esperanza de Vida Eterna.

No dejes  que me abandone y deje seducir por las cosas caducas de este mundo. Aquí nada tiene valor, porque todo es basura. El único y verdadero tesoro es la renuncia a ti mismo por verdadero amor, y la entrega en el servicio y la caridad tal y como Tú nos lo has dado y nos lo has enseñado.

Danos Señor la sabiduría de confiar ciegamente en Ti y vivir en la esperanza del paso de la muerte de este mundo, a la Vida Eterna que Tú nos tienes prometida. Amén.

No hay comentarios: