ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 25 de marzo de 2016

DANOS LA LUZ, SEÑOR, DE LLEGAR A COMPRENDER LA INMENSIDAD DE TU AMOR

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR,08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS





No puede ser de otro modo, Señor, llegar a amarte, como Tú nos amas, sin Tú concurso y tu Gracia no es imposible. Porque nuestra sabiduría no alcanza a comprenderte, y nuestra humanidad, limitada, exige hacerlo. Es, entonces, cuando nuestra soberbia se enciende, se revela y exige razones y pruebas.

Y, posiblemente, desistimos de seguir creciendo, o, quizás, nos cerramos e instalamos de la manera y forma que más nos conviene y nos haga la vida más cómoda. Ese es el peligro, Señor, que nos amenaza con resignarnos a quedarnos a medio camino, entre dos aguas, ni frio ni caliente, y no avanzar en perfección, tal y como Tú nos propone, indicas y señalas.

Por eso, Señor, toma nuestros corazones y transfórmalos en corazones tiernos, suaves, buenos, humildes, bondadosos, comprensivos y misericordiosos. Llenos de amor y de perdón, para que abiertos a la Gracia del Espíritu Santo, seamos capaces de responder a ese compromiso de amor que Tú, Señor nuestro, nos propone, nos regalas y nos ofrece, y para estar dispuestos a dar nuestra vida también.

Te lo pedimos, Señor, porque sabemos de nuestra debilidad. En aquellos momentos, Tú, Señor, te quedaste solo. Sólo tu Madre, con el discípulo amado y algunas mujeres, permanecieron de pies junto a la Cruz. Todos huyeron o se escondieron, y, pienso, que nosotros también lo hubiésemos hecho. Conscientes de esa debilidad, te pedimos, Señor, que nos infundas valor, fortaleza y sabiduría de sabernos redimidos por tu Muerte y salvados por tu Resurrección.

Unidos y junto a tu Madre, queremos pedirte paz, sabiduría y fortaleza, para que en estos momentos y, también, en todas las circunstancias de nuestra vida, seamos fieles a tu Palabra y firmes en hacer tu Voluntad, esperanzados en que en Ti, Señor, estamos salvados. Amén.

No hay comentarios: