ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 9 de febrero de 2015

¿CREES QUE EL CONTACTO CON JESÚS PUEDE CURARTE?



¿Sabes realmente lo que estás haciendo? O dicho de otra forma, ¿sabes lo que te estás perdiendo? ¿No crees que el contacto con Jesús pueda curarte? Curarte ahora, pero más importante salvarte para siempre. Te por seguro que Jesús lo puede hacer si esa es su Voluntad. Simplemente tienes que pedírselo como lo han hecho muchos otros. Aquellos de su tiempo, pero también muchos de nuestro tiempo.

¿Cómo puedo tocar a Jesús? ¿No lo sabes? Puedes más que tocarlo. Puedes comer su Cuerpo y su Sangre bajo las especies de pan y vino. Cada vez que tomas la comunión en la Eucaristía, estás recibiendo al Señor. Es decir, tocándolo íntegramente, y quedando curado de todas tus enfermedades físicas si así lo crees, porque Jesús tiene poder para eso.

Pero también quedas curados de los males que afectan al alma, como son el individualismo, el egoísmo, la insolidaridad, el ensimismamiento y cerrazón de pensar en nosotros por encima de todo y todos los demás. El vencer nuestras envidias, soberbias y vanidades. Porque Jesús ha venido para eso. Hoy nos lo relata claramente el Evangelio: Y dondequiera que entraba, en pueblos, ciudades o aldeas, colocaban a los enfermos en las plazas y le pedían que les dejara tocar la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaban salvados.

Jesús no ha cambiado, y está entre nosotros. Cada día se hace presente en la Eucaristía, y tienes la oportunidad de tocarlo. No lo dudes, el puede curarte con la mejor medicina que tú necesitas, la que te conviene y la mejor para ti. Confía, acercarte y tócalo.

No hay comentarios: