ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 13 de febrero de 2015

¿Y NOSOTROS, NO ESTAMOS SORDOS Y MUDOS?

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA UNIDA Y DEFENSA DE LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS




No pensemos solamente en limitaciones físicas, como puede ser la sordera y no poder casi hablar, sino pensemos que, oyendo no escuchamos ni entendemos, y hablando, no somos capaces de proclamar el Evangelio. 

Porque ocurre que estamos más pendiente a los ruidos de nuestro mundo que a la Palabra de Dios. Y nos cuesta aceptarla y nos justificamos cerrando nuestros oídos para no escucharla. Y hacemos silencio porque proclamarla nos puede complicar la vida. Quizás necesitamos ser también curados de nuestra sordera y tartamudez en las cosas del Evangelio.

Danos, Señor, la capacidad de escuchar y entender tu Palabra, y abre también nuestros oídos y desata nuestra lengua para, iluminado por la acción del Espíritu, y fortalecidos por su fuerza, podamos, sin miedos ni temores, proclamar con firmeza tu Palabra.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Hemos rezado el santo Rosario como costumbre, pero hasta este momento no he podido comunicarme por errores técnicos. Hoy me he quedado yo sordo y casi mudo.

Pero, por la Gracia de Dios, hemos vuelto a la normalidad. Gracias a todos los que nos han acompañado.