ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

sábado, 7 de febrero de 2015

MOMENTOS DESESPERANZADOS



Hay momentos que experimentamos soledad y hasta nos sentimos abandonados, sin apoyos donde asirnos para levantarnos y emprender el camino. El mundo se nos oscurece y el camino se nos hace pequeño, agobiante y rutinario. Y desesperamos, porque no encontramos un apóstol, sacerdote, en quien refugiarnos o apoyarnos.

Posiblemente tengamos los ojos cerrados, o tapados con una venda. No es el sacerdote el médico que nos puede curar, sin desmerecer su necesidad y su valía, sino Jesús, el único Médico, el Hijo de Dios Vivo. Jesús es nuestro único y verdadero apoyo que nos salva y nos sostiene. Él está en todas partes y nos atiende y acompaña, y suple todas nuestras necesidades y carencias con su Amor incondicional. 

Él es nuestro Señor y salvador. Por eso, serenos y en paz, acudamos a Él en todo momento. No corramos ni nos atropellemos. Jesús en su Espíritu está en todas partes solicito y disponible para escucharnos, hablarnos y darnos soluciones a nuestros problemas y necesidades. Quizás no sean las que nosotros buscamos o queremos, pero serán, con toda seguridad, las que mejor nos viene para nuestra verdadera salvación.

Serenos y en paz, busquemos al Señor en la esperanza de sabernos escuchados, atendidos y salvados por su Infinito Amor y Misericordia. Amén.

No hay comentarios: