lunes, 23 de febrero de 2015

LAS DOS COSAS SON NECESARIAS



No se trata de hacer muchas cosas. No se trata de ser solidario y hacer muchas obras, porque si eso se hace desligado del Señor, se hará por algún motivo que no es el amor., pues  a ti sólo te será imposible.  Porque aunque te lo propongas, tu naturaleza caída te fallará.

Estamos esclavizados por el pecado, y nuestra libertad está prisionera. Nunca haremos nada que no sea por nuestro propio interés, aunque no lo advirtamos o no seamos inconsciente. Siempre buscamos lucirnos, privilegios o que nos feliciten. Y ese será nuestro premio en caso de que nuestras obras lo merezcan.

El amor es gratuito, y debe de darse en balde sin condiciones de agradecimiento ni favores. Lo hacemos por amor, porque Xto. Jesús nos ama y se entregó voluntariamente sin pedir nada a cambio. Nosotros tratamos hacerlo de la misma forma, pero nunca solos, sino injertados en  y por Jesús.

Porque de Él nos viene las fuerzas, la fortaleza y capacidad para poder amar de esa forma. Por eso, Señor, te pedimos que nos asistas en el Espíritu Santo y que nos convierta nuestro corazón de piedra y endurecido con las tentaciones del mundo, en un corazón nuevo, humilde, generoso y solidario para amar como Tú nos amas, Señor.

¡Oh, Señor!, ten misericordia de todos nosotros, y danos la capacidad de amar, renunciando a nosotros mismos, para que a la hora de tu juicio seamos de los que están a tu derecha y gocemos de tu presencia eternamente. Amén.