ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 24 de febrero de 2015

¿DÓNDE ELEVAMOS NUESTRA MIRADA PARA PEDIR?



No podemos esconder las necesidades que tenemos. Si es verdad que solemos esconder nuestras carencias ante la presencia de los demás. Vivimos de la apariencia y nos apetece presentarnos delante de los demás sin nuestras carencias y necesidades.

En el fondo nos descubrimos suficientes. Porque suficientes no es ser y creerse más que los demás, sino también aparentar serlo escondiendo nuestras necesidades. Pero, tarde o temprano, no podremos ocultarlo ni resistirlo, y levantaremos la mirada para pedir ayuda. Y sólo a Ti, Padre del Cielo, podremos recurrir.

Porque la verdadera ayuda que necesitamos sólo nos la puede dar Tú, Señor. Porque sólo Tú nos conoces; porque sólo Tú eres bueno y puedes darnos lo que realmente necesitamos; porque sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna y Misericordia Infinita que nos perdona y nos das la verdadera Vida plena de gozo y eternidad.

Gracias Señor por hacerte presente en nuestra Vida. Gracias, Señor, porque nos acompañas y nos perdona, y nos espera pacientemente a que volvamos a Ti. Gracias Señor por aguantar nuestros rechazos, nuestras dudas, nuestras rebeldías y, sobre todo, nuestra ignorancia. Porque en el fondo somos unos pobres ignorantes que no entendemos la maravilla de tu Amor.

Perdona Señor nuestro atrevimiento e ignorante osadía. Perdona nuestra incapacidad de entenderte y de, incluso, exigirte nuestras apetencias y caprichos. Perdona Señor por tanta pobreza y pecados. Danos la sabiduría de ponernos en tu presencia y humildemente aceptar todo lo bueno que Tú quieras darnos. Amén.

No hay comentarios: