ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 13 de diciembre de 2013

LA AVENTURA NOS ASUSTA




Nos cuesta movernos. No queremos abandonar nuestro sillón preferido frente a la chimenea de casa, y junto al televisor que nos informa y nos pasan alguna película interesante. Nos gusta esos ratitos que nos dan descanso y felicidad. Y, en verdad, creo que los necesitamos. Pero, también creo que pueden ser un peligro que el diablo nos mete en el cuerpo para que nos acomodemos y no desparramemos nuestros talentos hasta el máximo.

Corremos el peligro, ¡siempre lo estamos!, de aborregarnos, de instalarnos y de medir nuestra fe con cuatro cositas, y más cuando nos elogian y nos ponen en los altares, que nos confunden, nos engañan y nosotros también nos autoengañamos. La fábula del cuervo y la zorra nos puede servir de aviso.

No siendo malo el descanso, justo y necesario, sí debemos estar alerta y prestos a los impulsos de Espíritu que nos implica y nos llama a amar saliendo de nuestros calentitos corazones y compartir ese fuego con otros que han perdido sus esperanzas y se mueven en un mundo hostil y de espaldas a Dios.

Eso suena a aventura, pero es en la aventura cuando experimentamos la presencia del Espíritu y la necesidad de su asistencia y su poder. Dejarnos llevar por su acción nos despertará nuestra fe, nos fortalecerá nuestro espíritu y nos llenará de la Gracia de Dios que hará nuestra vida más gozosa y alegre y nos alumbrará el camino con el don de sabiduría.

Pidamos esa Gracia para estar siempre prestos a los impulsos del Espíritu y a seguir sus pasos.

No hay comentarios: