ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 11 de diciembre de 2013

EQUIVOCAMOS NUESTRO DESCANSO



Nos sentimos extresados y agobiados. Buscamos relajarnos y distraernos y pedimos un descanso. Pensamos que no podemos con tanta carga sobre nuestras espaldas y proyectamos descansar. Pero nos confundimos, porque el descanso proyectado es más de lo mismo: viajes, excursiones, compras, fiestas...etc.

Al final venimos a descansar en casa, cuando ya no sabemos a donde acudir ni encontramos espacio lejos de tantos ruidos y algarabías. Es entonces cuando despertamos y descubrimos que el descanso es otra cosa. No tanto buscar satisfaciones y entretenimientos sino cambiar de dinámica y ocuparnos en cosas diferentes a las rutinarias de cada día. Descansar no es parar, sino eludir la responsabilidad de cada día y gastar el tiempo en otros menesteres que nos atraigan y nos gusten.

Sin embargo, el descanso de la batalla diaria, de la lucha contra uno mismo, de vencer esas debilidades que nos inclinan y someten nuestra voluntad a hacer lo que, en conciencia, entendemos que no debemos hacer, es un descanso que no está en el cambio de actividad, ni en parar la actividad ni en ocuparnos en distraernos. Eso puede que en algunos momentos nos ayude, pero no soluciona nuestro peregrinar y nuestra lucha en el camino de nuestra vida.

Solo encontraremos descanso en el Señor: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobre cargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera».

Porque sólo en la mansedumbre y humildad seremos capaces de, injertados en Xto. Jesús, vencernos a nosotros mismos.

 Danos Señor esa Gracia de buscarnos en la humildad y de esforzarnos en ser mansos para que nuestra alma sea saciada de paz y amor, el verdadero descanso.

 

No hay comentarios: