ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 13 de enero de 2017

¡DÓNDE ESTÁN MIS PARALISIS, SEÑOR?

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS


Mi vida está paralizada sin tu presencia, Señor. Mis parálisis me someten y me aprisionan. Sí, aparentemente me muevo, voy de aquí para allá, y hago cosas. Pero, ¿realemnte son las cosas que debo hacer? ¿Realmente son mis obras lo que Tú, mi Dios, esperas de mí? 

Claro que no vamos a volvernos locos, pues nuestras miserias son las que son, pero eso nos debe ayudar a reconocernos pecadores y necesitado de mejorar en y por la Gracia del Señor. Así, te pedimos, Señor, que nos cure de nuestras parálisis de oración. Porque rezamos distraidamente; porque rezamos, quizás, poco; porque rezamos rutinariamente. Nososotros no podemos y necesitamos tu Gracia para irnos corrigiendo.

Nuestra parálisis reflexiva. ¡Qué poco reflexionamos! Quizás no sabemos, o nos cuesta mucho. Y necesitamos que Tú, Señor, nos ayude, nos motive y refuerces nuestra voluntad. Somos paráliticos también, y quizás buscamos, como aquel paralítico, la salud del cuerpo, pero no la del alma. Gracias, Señor, por tu perdón y generosa Misericordia.

Vengo, Señor, a postrarme a tus pies y a suplicarte que me liberes de la parálisis de la inactividad, o del egoísmo, que paraliza el hacer buenas obras. Curame, Señor, de la parálisis del amor, que me mentiene separado de los hermanos y cultiva el odio, la envidia y hasta la vengaza. Sí, Señor, tengo muchas parálisis y te pido que, como a aquel parálitico, me digas que me levante, tome mi camilla y vaya a mi casa. A mi casa para vivir en tu Palabra y ayudar, en el Espíritu Santo y por su Gracia, a levantar a muchos paralíticos que, quizás sin saberlo, yacen postrados en la cama del materialismo y egoísmo e inactivos espiritualmente.

Ayudanos, Señor, a descubrir nuestras parálisis y, descubiertas, presentarlas, como aquel parálitico, en tu presencia para que, por tu Misericordia, nos sean perdonadas y podamos seguir caminando. Amén.

No hay comentarios: