martes, 3 de enero de 2017

NECESITAMOS LA GRACIA PARA RESPONDERTE, SEÑOR

Una cosa es clara, sin El nada podemos (Jn 15, 5). Necesitamos la Gracia del Señor para poder vencer a las tinieblas y liberarnos de la esclavitud del pecado. Pero para eso necesitamos primero convertirnos. Es la propuesta de Juan Bautista: "Convertirnos a la Gracia del Señor".

Él nos anuncia la llegada del Libertador y nos invita a seguirle en actitud de conversión. Seguirle es vivir en la Vida de la Gracia por medio de los sacramentos. Por el Bautismo, que Juan nos, previamente prepara con agua, pero que nos anuncia que Jesús nos buatizará en el Espíritu Santo, y nos injerta como miembros vivos en Cristo y en su Iglesia (Papa Francisco).

Por la muerte de Jesús somos liberados del pecado, e, injertados en Él tendremos la fortaleza y la Gracia de también entregar nosotros nuestra vida para, añadiéndola a la de Jesús, alcanzar la purificación y salvación eterna. Por eso, como dice el Papa Francisco «No es una formalidad. Es un acto que toca en profundidad nuestra existencia. Un niño bautizado o un niño no bautizado no es lo mismo. No es lo mismo una persona bautizada o una persona no bautizada. Nosotros, con el Bautismo, somos inmersos en esa fuente inagotable de vida que es la muerte de Jesús, el más grande acto de amor de toda la historia; y gracias a este amor podemos vivir una vida nueva, no ya en poder del mal, del pecado y de la muerte, sino en la comunión con Dios y con los hermanos».

El Bautismo nos libera y nos hace hijos de Dios. Por el Bautismo recibimos al Espíritu Santo y estamos asistido y protegidos por su constante presencia. Eso sí, necesitamos abrirle las puertas de nuestros corazones y dejarnos asistir y dirigir por Él. No perdamos tiempo y pidamos esa Gracia, esa fuerza y luz que nos ayude a convertirnos, a darnos, por amor, en Manos del Espíritu Santo, a servir y a vivir humildemente la Palabra cumpliendo la Voluntad de Dios. Amén.

No hay comentarios: