jueves, 26 de enero de 2017

¡PRÉNDEME DE TU LUZ, SEÑOR!

Posiblemente, mi luz se apague. El mundo sopla muy fuerte y las rachas de viento amenazan con apagarla. El invierno es crudo y hace frío y la lluvia traen la oscuridad con las nubes. Todo queda por un instante sombrío y con olor a muerte. Mantenerse encendido en este mundo de tentaciones, pasiones, egoísmos y sugerentes ofertas que desestabilizan tus emociones y sentimientos, se hace duro y difícil.

Por eso, Señor, te pido que me prendas de tu Luz. Una Luz nítida, pura, resplandeciente, poderosa e incapaz de ser apagada por nada. Una Luz que alegra, que aviva y despeja el camino. Una Luz que se mantiene activa eternamente. Sí, Padre mío, yo quiero ser parte de tu Luz. Yo quiero estar prendido en cada instante de mi vida por tu Luz. Yo quiero dar Luz de tu Luz, porque la mía es finita, tenue, débil y fácilmente vencida por la oscuridad del mundo.

Quiero ser luz que, elevada en la cima de mi vida, resplandezca y dé brillo por todo los lugares que camine. Quiero ser luz que, enganchada a Ti, Señor, contagie de luz a todos los que llega y alumbra. Quiero ser luz elevada en alto para que se vea y oriente.

Pero todo eso no lo puedo irradiar yo, sino conectado a Ti. Señor. Por eso, humildemente desde este humilde rincón de oración, te pido y suplico que me prendas de tu Luz, y me hagas resplandecer para, alumbrarme mi camino y también a los demás. Porque si yo voy en la oscuridad, daré también oscuridad. 

Quiero, Padre, dar toda la luz de la que soy capaz de generar. Darla con generosidad y sin condiciones. Darla hasta vaciarme y quedarme, si así fuera y pudiera, yo sin luz, porque sé que Tú, mi Dios, me iluminarás y sostendrás iluminado para estar contigo. Porque dando recibiré con la misma medida que he dado. Por eso, Señor, no temo darme, porque espero con ello ganar tu Luz y tu Amor. Amén.

No hay comentarios: