domingo, 29 de enero de 2017

NO HAY DUDA, TODOS QUEREMOS SER FELICES

La felicidad es el deseo más profundo que busca el hombre. Tal es asi que, los enfrentamientos, odios, guerras y ambiciones son motivadas por el impulso irrefrenable del corazón humano que busca el gozo y la felicidad. No hay otra causa que mueva y agite la marea del mundo humano. Y, precisamente, eso, porque conoce al hombre profundamente, es a lo que envía el Padre a su Hijo al mundo. Le propone el camino de la felicidad. Eso es lo que significa bienaventurado, ser dichoso y pleno de felicidad.

Posiblemente el hombre no lo haya entendido, O, seducido por aparentes felicidades caducas esté ciego y confundido. Este mundo no tiene la felicidad. Y el hombre lo sabe, pues mientras más la busca en él, más se aleja y se aparta. Al final del camino mundano sólo se encuentr en vacío y el sin sentido. La experiencia nos lo presenta así. Sin embargo, el hombre no reacciona y, herido profundamente por el pecado, se resiste a levantar su mirada y ver donde realmente está la felicidad.

Experimentamos que el amor y el servicio llenan satisfactoriamente nuestro corazón de gozo y alegría. Y ese gozo permanece en él. No se va y lo mantiene siempre vivo e incandecente. Nos cuesta, pero eso nos descubre que estamos en el verdadero camino, porque sólo lo que cuesta vale la pena. La felicidad, que tanto busca el hombre, se esconde en el amor desprendido y servicial. La Vida de Jesús es una lección y enseñanza para que descubramos donde podemos encontrar ese deseo de felicidad.

Y, reconociendo nuestras heridas, nuestras limitaciones, nuestras dificultades y pecados, te pedimos, Señor, desde este humilde rincón, que nos des sabiduría y fortaleza para saber descubrir ese verdadero camino bienaventurado que Tú nos propones desde el monte. Reconocemos lo que Tú nos propones, y queremos vivirlo en nuestras vidas, pero sabemos que somos débiles y frágiles, y fáciles de ser vencidos por las apetencias de este mundo. 

Por eso no queremos apartarnos de Ti y llenarnos de tu Gracia y de tu Fuerza. Te pedimos, Señor, que nos mantengas siempre animados y siguiendo tus pasos. Amén.