ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 29 de marzo de 2013

SÓLO UNA COSA QUIERO



No quiero hacerme preguntas, ni buscar respuestas, sólo quiero mirarte y seguir tu camino. No quiero pensar si mis fuerzas alcanzan para eso, ni si seré capaz de soportar tan grande esfuerzo, ni tampoco preguntarme por mi capacidad de sufrimiento. Sólo, Señor, quiero seguirte y no quedarme inmóvil.

Porque aunque mis fuerzas me fallen, mis sentimientos me digan que no puedo, mi voluntad se resquebraje, mis miedos me paralicen, yo Señor, quiero estar contigo. Sé que no puedo; sé que mi corazón quiere, pero mi cabeza me aparta y me lleva por caminos opuestos a los tuyos. Sin embargo, yo quiero.

Y eso es lo que ahora, en este momento, quiero pedirte. Es la hora de mi propio y particular Huerto de Getsemaní, quiero permanecer diciéndote que, aunque no me gusta ni quiero este humilde cáliz de mi vida, quiero cumplir tu Voluntad injertado en tu Hijo Jesús. Porque mis fuerzas son escasas, débiles, muy frágiles, limitadas, pobres, cortas... No podré hacerlo solo, necesito de Ti, la Vida de tu Gracia.

Dame la voluntad y las fuerzas de estar durante mi camino aquí en la tierra pegado y agarrado a tu Hijo Jesús, en el Espíritu Santo. Dame la capacidad para no desfallecer y permanecer en constante vigilia y oración. Dame la sabiduría de discernir lo bueno de lo malo, y de saber esquivar las acometidas y tentaciones de Satanás. Dame la constancia de no caminar solo, sino ir junto y en compañía de los demás, en y desde la Iglesia.

No hay comentarios: