ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN RINCÓN PARA ORAR

↑ Grab this Headline Animator

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 28 de marzo de 2013

DE QUÉ ME SIRVE MI ORACIÓN SI NO ES PARA SERVIR



Puedo rezar mucho, puedo hacer muchos sacrificios, puedo celebrar muchas Eucaristías, pero si no soy capaz de servir, de nada me vale. Sólo, en el atardecer de mi vida, como diría San Juan de la Cruz, seré interpelado por el amor que habré dado en mi vida.

Y ese amor solo será medido en la misma medida que yo lo habré vivido. Y eso solo tiene una sola forma de medirlo: "servicio". El amor se demuestra sirviendo, pero con una condición. Mientras el servicio puede hacerse en calidad de trabajo, por dinero u otra contraprestación, este servicio que nos salva, solo se puede hacer por amor.

¿Qué significa eso? Significa que "por amor" es hacer el servicio gratuito, sin ningún interés, dado libremente, por propia voluntad, por amor y más amor, y nada más que por amor. Como Jesús lo ha dado y sigue dándolo, a pesar de nuestras ofensas, indiferencias, rechazos y mentiras. Hacerlo por otro motivo sería engañarnos.

Danos Padre esa capacidad de servir por amor sin otra intención. Dar a quienes no puedan pagarnos, a los más pobres y carentes de todo. A los enfermos y ancianos. Danos la humildad de perdonar, que es otra forma de amar, en la misma medida que Tú, Señor nuestro, nos perdona.


No hay comentarios: