ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

miércoles, 21 de marzo de 2012

CADA MAÑANA UN PENSAMIENTO

Es nuestra costumbre orar y llevar a Dios todos nuestros asuntos: cada...

El camino es imprevisible y dispuesto a riesgos insospechados. En cada segundo de nuestra vida todo puede cambiar. Hace ya unos días, dos personas desaparecieron a pocos metros del litoral de Arrecife, todavía no han encontrado sus cuerpos.

Nunca sospecharon que les podía ocurrir eso, y menos que su afición, la pesca, les fuera a costar la vida. Y es qué no sabemos que ocurrirá al segundo siguiente. Todo está en Manos de Dios. Sin embargo, no puedo entender cómo muchas personas no piensan así y no advierten que la vida está pendiente de un hilo, y ese hilo está sostenido en nuestro Padre Dios.

Por eso, cada mañana un pensamiento que nos ayude a tomar conciencia que la vida es un don de Dios. Una oración de gracia por ese hermoso y gran regalo, y, sobre todo, por estar vivo, porque cada segundo que permanecemos vivos está sostenido en Él.

Pero, también, un propósito de vivir ese segundo y esos días en su Voluntad, y en la actitud de que cada segundo de nuestra vida sea un segundo de amor que nazca del compromiso de tener presente que, en cada persona, está Él, y la forma de relacionarnos con esa persona, será la forma que nos relacionemos con Él.

Por eso, Padre del Cielo, en el silencio de este día que nace, vengo a pedirte paz,  sabiduría y fortaleza. Quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor; ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno, para ver detrás de las apariencias a tus hijos como los ves Tú mismo.